Fuente del Corzo, una miel muy especial de los montes de Cantabria

 

En los montes cántabros, en lugares puros, y naturales, encontramos unas preciadas plantas de pequeño porte que en los meses de verano y principios del otoño, con sus diminutas flores tiñen el campo de intensos tonos rosados.

En sus floraciones producen escaso pero exquisito néctar, esto lo saben muy bien las trabajadoras abejas, que en su pecoreo incansable logran recolectarlo acopiando sus panales con una de las mejores mieles que nos ofrece la naturaleza, el Brezo

¿Cómo producimos nuestra propia miel?

Altos montes de Cantabria

Nuestra Miel Fuente del Corzo.

En Apícola Tejedor, tomamos todas las medidas necesarias para permitir que las abejas produzcan la miel que luego envasamos bajo nuestra propia marca, Fuente del Corzo.

Esta miel en general tiene un color más oscuro cuando está en estado líquido y se aclara al cristalizarse, aunque los tonos pueden variar según la clase de brezo. En las zonas de alta montaña, donde obtenemos la miel, buscamos parajes donde predominan las siguientes especies:

  • Calluna Vulgaris
  • Erica Cinerea
  • Erica Vagans
  • Erica Tetralis

 

El predominio de cada especie en la zona determina el tono de la miel, como mencionamos anteriormente. Nuestra miel siempre tendrá un color marrón dorado y se caracterizará por su deliciosa cremosidad, que es distintiva de los mejores tipos de brezos.

Desde los altos montes de Cantabria, obtenemos una miel de brezo natural y artesana de inigualable calidad, sabor y propiedades.

Así obtenemos nuestra miel: Abejas atendiendo la cría

Durante la primavera, nuestras colmenas se encuentran en la zona costera de Cantabria. En estos lugares, gracias a las floraciones de eucalipto primero, después zarzas, trébol, arces, acacias y, finalmente, los castaños, las colonias de abejas crecen a un ritmo vertiginoso. Las incansables reinas hacen su puesta sin descanso.

Con una población que crece tan rápida y vigorosamente, no hay problema para atender a la nueva cría y llevar a cabo el desarrollo del resto de las labores de la colmena: construcción de panales a base de cera nueva, limpieza de la colmena, defensa propia y numerosos trabajos más.

Para cuando llegue el verano, las colonias contarán ya con una exuberante población de abejas. Es el momento de viajar a la alta montaña, donde les esperan los apetitosos brezos con sus preciadas flores repletas de néctar.

Cruzando el río: Transhumancia y llegada a Valderredible

El proceso de traslado de las colmenas se denomina transhumancia. En Apícola Tejedor, realizamos este trabajo justo antes de la entrada del verano.

Es hora de madrugar, sin amanecer ya estamos en el colmenar para cerrar las piqueras de cada colmena antes de que las abejas salgan al campo. De esta manera, quedarán todas dentro de su caja para poder cargarlas en nuestros vehículos y emprender el nuevo viaje hacia Valderredible, siempre hacia zonas ecológicas rodeadas de miles de hectáreas de naturaleza pura, en busca de la deseada flor.

Afortunadamente, el viaje no es muy largo y nuestras obreras no sufren mucho estrés.

Nada más llegar a los altos montes de Valderredible, vamos descargando las colmenas y posteriormente abriéndolas para que las abejas puedan salir a conocer su nueva zona de trabajo y su espléndido y natural paisaje. Aunque el sitio es muy prometedor, las abejas salen bastante enfadadas después del viaje, y tenemos que soportar algún que otro picotazo. No importa, pronto estarán trabajando.

La cristalización, garantía de pureza.

La miel en el momento de ser extraída de los panales es líquida, pero debido a sus condiciones naturales, una vez envasada, con el paso de unas semanas, se vuelve sólida. Este proceso es lo que denominamos “cristalización”. La textura de nuestra miel quedará cremosa y pastosa, gracias a un gran porcentaje de un brezo llamado calluna vulgaris, que transmite estas cualidades tan selectas.

La cristalización de la miel es una garantía de que el producto no ha sido calentado a altas temperaturas, lo que haría perder sus propiedades. Para que conserve todos sus beneficios, no puede ser sometida a temperaturas altas. Es por ello que cosechamos la miel de manera totalmente natural y artesana, a 18º grados centígrados y con una Humedad Relativa del 45%.

Una vez envasada para su conservación, es conveniente guardarla en un lugar fresco y seco, protegida de la luz solar. De esta manera, permanecerá inalterable durante décadas. Además, es importante que la miel no absorba humedad y se guarden los tarros bien cerrados.

Nuestra miel de brezo Fuente del Corzo

Cremosidad de nuestra miel de brezo: Única y natural

Se cree que la miel de brezo posee diversas propiedades, ya que tiene un alto contenido de minerales, entre ellos el hierro. Algunas personas la utilizan en diferentes casos de retención de líquidos, reumatismo y en tratamientos de problemas del aparato urinario, como la cistitis y las piedras en el riñón.

También puede ayudar para problemas de garganta, resfriados, afecciones de la piel, anemia y vértigos. Además, se dice que esta miel es un antibiótico y conservante natural.

Después de conocer todos los procesos que realizamos para obtener un producto artesano, natural, puro y auténtico, ya está preparado para poder disfrutar de nuestra preciada Miel de Brezo Fuente del Corzo.

Además, puede ponerse en contacto con nosotros si le surge alguna duda o está interesado en obtener más información acerca de nuestros productos.